jueves, 22 de octubre de 2015

La casa | Frank Peretti & Ted Dekker


Título: La casa
Autor: Frank Peretti & Ted Dekker
Género: Terror, Ficción Cristiana
Editorial: Grupo Nelson
ISBN: 9780881139433
Páginas: 372

SINOPSIS

Las condiciones del juego quedaron claras cuando arrojaron en la casa una lata con unas reglas garabateadas. Solo un loco — o algo peor — podría haberlas escrito. Son reglas que no tienen sentido, pero que hay que seguirlas.

Un juego.
Siete jugadores.
Tres reglas.

Termina al amanecer.

BLABLERÍA

Esta reseña forma parte para la iniciativa de AutumnthonLibro con la portada negra.

No sabía bien qué decir sobre este libro. La realidad fue que hace tiempo lo había leído ya. Lo adquirí en uno de los grandes remates de libros que se hacen en mi ciudad. Me gustó la portada y la vibra del libro, así que lo compré. Recuerdo que me había gustado. No había sido mi gran hit, sin embargo tenía buenos recuerdos de él, aunque sabía que las opiniones siempre pueden cambiar.

Así que, gracias a la iniciativa en la que participo decidí releer ya que no recordaba en gran parte de lo que trataba el libro, sólo lo principal. Con esto bien que me di cuenta que la forma de ver las cosas sí que cambia con el tiempo y lo que un día te gusta puede que otro no te deje con el mismo sabor de boca.

OPINIÓN

La historia sigue, en inicios, a una pareja quienes poco a poco van desvelando su historia. Jack y Stephanie, tras unos cuantos problemas, terminan varados en medio de la nada, obligados a buscar refugio en lo que parece ser una posada. Ahí conocen a unos cuantos personajes más, sobre todo a un par que resultarán parte importante de la historia (Leslie y Randy). También cabe mencionar que aquí aparecen unos cuantos personajes más que probarán ser un problema para los cuatro recién conocidos y ya aclamados compañeros. La cosa comienza a ponerse mal cuando quedan completamente atrapados, todo por obra y gracia de Barsidious White, un temido asesino, el cual planea un juego entre ellos, poniendo tres simples reglas: 

1. Dios vino a mi casa y yo lo maté.
2. Mataré a cualquiera que venga a mi casa, 
así como maté a Dios.
3. Denme un cadáver y tal vez yo decida prescindir
de la regla dos. El juego termina al amanecer.

A partir de ahí todo comienza. 

He de decir que la introducción del elemento fantástico en la historia me pareció bastante forzado, con lo que al inicio no pude apreciar correctamente si se trataba de una alucinación de los personajes o si existía algo de magia dentro. Tampoco sé si se trata de la traducción ya que existen algunas incongruencias literarias. Los personajes me parecen poco reales y muy superficiales. En cualquier historia me parece que el desarrollo de los personajes es algo crucial, pero en este relato, éste mismo, aunque se busca desde un inicio, termina siendo rezagado a un punto secundario, dándole mucha más importancia a un elemento externo

No me molestan los finales felices, siempre y cuando se vea justificado el camino hasta éste. En este caso parece que toda la historia por la que pasaron estuvo de más. No digo que haya sucedido algo inesperado, mas bien llega un punto en el que te lo esperas y deseas con fervor que no suceda con tal de recibir una sorpresa, pero no, el libro es predecible. Cliché tras cliché. Tal vez y es porque se trata de una novela religiosa (que OJO, no tengo nada en contra de las creencias ni nada por el estilo, sólo no me va este género literario), pero no pude congeniar con la historia ni tampoco con la manera en la que estaba escrito el libro.

VALORACIÓN



Sonará a tontería lo que digo, pero aún cuando mi calificación es mediocre, lo recomiendo si no se tiene nada más que leer. Tal vez la razón por la que a mí no me agradó termina siendo lo que a ti te guste. Cada quien tiene sus propias opiniones. Hazte tu propia idea, tu propio comentario sobre el libro. Al menos lee el primer capítulo y de ahí decide. Mi objetivo es exponerte el libro, el argumento del mismo. No es una ley universal, que quede claro. Para gustos, colores.

PREGUNTA

¿Finales felices o finales tristes?

0 comentarios:

Publicar un comentario